HEMORRHOIDS.png

 

INCONTINENCIA URINARIA

Las mujeres que no tienen control sobre su vejiga pueden estar sufriendo de una condición llamada incontinencia de vejiga. Las mujeres que tienen esta afección a menudo experimentan pequeñas cantidades de fugas de orina cuando se mueven, tosen o escuchan el sonido del agua corriente. Las mujeres embarazadas también pueden experimentar una fuerte necesidad de orinar y es posible que no puedan controlarlo. Esta condición puede convertirse en algo serio y causar más problemas para el cuerpo cuando se descuida.

¿Qué es la incontinencia de vejiga?

La incontinencia de vejiga es una condición que le hace perder el control sobre su vejiga. Las estadísticas muestran que la condición es más común en mujeres que en hombres. Alrededor del 10-25% de las mujeres menores de 65 años y el 15-30% de las mujeres mayores de 60 años que no están en hogares de ancianos sufren de esta condición.

Menos de la mitad de las mujeres con incontinencia de vejiga buscan atención médica, ya que algunas dependen de almohadillas absorbentes o cambios de estilo de vida para tratar la afección. En la mayoría de los casos, los pacientes no informan a su médico sobre los síntomas. Las mujeres que padecen esta afección también se sienten avergonzadas y tienden a evitar las reuniones sociales u otros eventos.

Un error común es que esta condición es una parte normal del envejecimiento y no tiene cura. Una gama de tratamientos disponibles está disponible para la incontinencia de vejiga. De hecho, los médicos pueden proporcionar un diagnóstico adecuado y opciones de tratamiento que ayudarán a aliviar el problema y aliviar sus síntomas

¿En qué se diferencia esto de la anulación normal?

La micción normal, también llamada micción, es la excreción natural de los desechos urinarios. A diferencia de la incontinencia de vejiga, los músculos alrededor de la uretra se relajan y contraen normalmente. Esto permite que la vejiga controle el flujo de orina.

¿Cuáles son los diferentes tipos de incontinencia?

Hay tres tipos conocidos de incontinencia: urgencia, estrés y desbordamiento. El más común entre los tres es la incontinencia de urgencia. Esta condición ocurre si el músculo detrusor de la vejiga está hiperactivo, lo que provoca una fuga excesiva de orina.

La incontinencia por esfuerzo, por otro lado, ocurre si hay demasiada presión dentro de la vejiga que en la uretra. Toser, estornudar, reír o cualquier otra actividad física puede desencadenar la fuga de orina.

La incontinencia por rebosamiento ocurre si la vejiga no se vacía durante el vaciado normal, lo que ocasiona una fuga constante de pequeñas cantidades de orina. Esta condición es menos común que las dos y solo puede ocurrir cuando el músculo detrusor está menos activo.

¿Cuales son los sintomas?

Excesivas fugas urinarias

Strong urge to urinate (frequency of urinating more than every two hours or more than six times a day)

Incomodidad pélvica

Nocturia (ganas de orinar durante las horas de sueño)

Disuria (dolor al orinar)

Enuresis

¿Cuáles son las causas de la incontinencia?

Los médicos a menudo atribuyen la condición a diferentes causas. Estos pueden incluir infección del tracto urinario, donde la vejiga y la uretra sufren de problemas que conducen a la infección. El daño a los órganos también puede desencadenar la incontinencia. Esto puede ocurrir cuando los órganos pélvicos se estiran y se dañan, lo que hace que los órganos de soporte se desvíen y debiliten la vejiga, la uretra, el útero y el recto. Las anormalidades en el tracto urinario y la vagina también pueden desencadenar la enfermedad. Esto puede ser el resultado de un parto, radioterapia, cirugía pélvica o etapas avanzadas del cáncer de pelvis.

¿Cómo diagnostican los doctores la condición?

El diagnóstico puede variar según la condición del paciente. Es posible que los médicos le pidan que presente un historial médico detallado y que responda preguntas relacionadas con sus hábitos miccionales. Los médicos también pueden registrar la frecuencia y la cantidad de fugas de orina dentro de las 24 a 72 horas. También debe indicar la cantidad de agua o líquidos que toma diariamente y cualquier actividad que pueda haber desencadenado la afección.

Es posible que también deba someterse a un examen pélvico para detectar otras afecciones que podrían estar relacionadas con la incontinencia. Estos pueden incluir exámenes físicos, pruebas de estrés, cistometría, prueba de colorante y prueba de almohadilla. Cualquier pérdida de orina durante estas pruebas será registrada y evaluada.

¿Qué tratamientos están disponibles?

El tratamiento puede depender de la causa y la gravedad de la afección. Los médicos pueden recomendar tratamientos conductuales para ayudar a los pacientes a regular la micción. Es posible que necesite realizar ejercicios musculares pélvicos y establecer el momento en que puede anular para mejorar el control y resistir el impulso de orinar.

Los médicos también pueden recomendar medicamentos para controlar los espasmos musculares responsables de la fuga de orina. Otras drogas y dispositivos especiales también pueden ayudar a aliviar los síntomas y fortalecer los músculos de su tracto urinario. Si la afección se agrava, los médicos pueden recomendar una cirugía.

Retrasar el tratamiento solo puede causar más problemas. Si bien puede confiar en las almohadillas o los pañales para adultos para absorber las fugas de orina, estos no necesariamente eliminan el problema. Consulte a nuestros médicos y evite que la condición empeore. Haga una cita para saber qué opciones de tratamiento funcionan mejor para su condición.