HEMORRHOIDS.png

 

HEMORROIDES

Las hemorroides, también llamadas pilas, son venas hinchadas en el ano y la parte inferior del recto, similares a las venas varicosas. Las hemorroides tienen varias causas, aunque a menudo la causa es desconocida. Pueden ser el resultado de un esfuerzo durante las deposiciones o del aumento de la presión sobre estas venas durante el embarazo. Las hemorroides pueden localizarse dentro del recto (hemorroides internas) o pueden desarrollarse debajo de la piel alrededor del ano (hemorroides externas).

Las hemorroides son muy comunes. Casi tres de cada cuatro adultos tendrán hemorroides de vez en cuando. Algunas veces no causan síntomas pero otras veces causan picazón, malestar y sangrado.

Ocasionalmente, se puede formar un coágulo en una hemorroide (hemorroide trombosada). Estos no son peligrosos, pero pueden ser extremadamente dolorosos y a veces necesitan ser cortados y drenados.

Afortunadamente, hay muchas opciones efectivas disponibles para tratar las hemorroides. Muchas personas pueden aliviar sus síntomas con tratamientos caseros y cambios de estilo de vida.

 

Los signos y síntomas de las hemorroides pueden incluir:

·      Sangrado indoloro durante las deposiciones: es posible que notes pequeñas cantidades de sangre roja brillante en el papel higiénico o en el inodoro

·      Prurito o irritación en su región anal

·      Dolor o malestar

·      Hinchazón alrededor de su ano

·      Un bulto cerca de su ano, que puede ser sensible o doloroso (puede ser una hemorroide trombosada)

·      Eliminación de hemorroides. En este procedimiento, llamado hemorroidectomía, su cirujano elimina el exceso de tejido que causa sangrado. Se pueden usar varias técnicas. La cirugía se puede realizar con un anestésico local combinado con sedación, un anestésico espinal o un anestésico general.

La hemorroidectomía es la forma más efectiva y completa para tratar hemorroides severas o recurrentes. Las complicaciones pueden incluir dificultad temporal para vaciar la vejiga y las infecciones del tracto urinario resultantes.

La mayoría de las personas experimentan algo de dolor después del procedimiento. Los medicamentos pueden aliviar su dolor. Remojar en un baño tibio también puede ayudar.

Enganche de hemorroides. Este procedimiento, llamado hemorroidectomía con grapas o hemorroidopexia con grapas, bloquea el flujo sanguíneo al tejido hemorroidal. Por lo general, se usa solo para hemorroides internas.

El engrapado generalmente implica menos dolor que la hemorroidectomía y permite un retorno más temprano a las actividades regulares. En comparación con la hemorroidectomía, sin embargo, el engrapado se ha asociado con un mayor riesgo de recurrencia y prolapso rectal, en el que parte del recto sobresale del ano. Las complicaciones también pueden incluir hemorragia, retención urinaria y dolor, así como, en raras ocasiones, una infección sanguínea potencialmente mortal (sepsis). Hable con su médico sobre la mejor opción para usted.